DISCIPULAR

¡HAGAN QUE TODOS SEAN MIS DISCÍPULOS!

Eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la unión fraterna, en partir el pan y en las oraciones. Hch. 2, 42

ENCUENTRO PERSONAL CON JESUS

El encuentro con Jesús suscita la conversión aunque se prolongue toda la vida. Este anuncio kerigmático transforma nuestra vida, mente y corazón transparentandose en una nueva manera de ser, pensar, vivir, estar y celebrar al estilo de Jesús y su Proyecto de Vida: las Bienaventuranzas

VIVENCIA COMUNITARIA

La amistad con la adorable persona de Jesucristo, se vive y exprese mejor en comunidad fraterna, es en ella donde se crece en interioridad, en amistad con Dios, donde se adora y acoge su voluntad como proyecto existencial

INICIACIÓN Y DISCIPULADO

La búsqueda de Dios impulsada por el Espíritu Santo, abre la mente y el corazón a la conversión inicial, a la adhesión personal a Jesucristo y la voluntad de caminar en su seguimiento. Esta «opción radical» es el fundamento de toda iniciación cristiana y discipulado consagrado.

AMOR Y ARDOR MISIONERO

Imposible conocer a Jesús sin amarlo... amarlo y no seguirlo, seguirlo y no anunciarlo. Con San Pablo, hemos de predicar el Evangelio sin gloriarnos a nosotros mismos, pues este deber nos incumbe como discípulas ¡Ay de mí si no Evangelizare!

Me miró con misericordia y me eligió

ITINERARIO DE FORMACION

Si quieres venir en pos de mí, toma tu cruz y sígueme (Mt 16,21-27)