CONSEJOS EVANGÉLICOS, EL DON

LOS VOTOS, LA TRIADA DE LA CRISTIFICACIÓN

CRISTIFICARSE, tarea fundamental de los discípulos de Cristo, es compenetrarse de Él, como el hierro en la fragua, tornarse en fuego crepitante y comunicar su luz y calor, dejar traslucir su modo de vivir, sentir y actuar. Asumir su proyecto programático: las Bienaventuranzas y sus Consejos Evangélicos en un modo de ser, estar, relacionarse y servir: Hijitas "Cristifíquense por el amor apasionado a los tres Votos: pobreza, castidad y obediencia

La transformación en otro Cristo por medio de estos Consejos Evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, “no pertenecen sólo a la Vida Consagrada, son el sueño de Dios y la espera del pueblo”. “Toda la humanidad quiere vivir relaciones interpersonales y comunitarias no violentas, es decir, castas. Quiere vivir situaciones de justicia, porque ya no sabe cómo sobrevivir, y desea que todo el mundo haga voto de justicia dentro de esta realidad. Sueña poder ser partícipe de la construcción de la historia y poder obedecer de verdad para ser protagonista en el forjar la vida. Los votos son para soñar con Dios y con el pueblo.” Cf. Soñando los Votos, Antonieta Potente y Giselle Gómez. “Nuestros votos anuncian lo absoluto de Dios en nuestras vidas... hacen presente ya en la tierra un estilo de vida que mantiene viva la esperanza del Reino y que es signo de que este ha comenzado ya”

Los votos son signos proféticos, de un modo especial, cuando los vive una comunidad que sueña con vivir contracorriente a la sociedad de consumo.

VOTO DE POBREZA: Por él se elige la riqueza de los bienes eternos y trascendentes y se renuncia a los bienes particulares y se crucifican las comodidades, este testimonio grita al mundo que es posible vivir en la libertad de los hijos de Dios, en paz con la naturaleza, los hermanos y la casa común y vivir sobriamente en justicia, equidad y solidaridad, vivir una ética de lo necesario y una profecía que grite -que los bienes de la Tierra son para la vida y no para la muerte.

VOTO DE CASTIDAD: Por él se elige la riqueza del amor generativo de vida, la -FRATERNIDAD-, se crucifica la carne, el egoísmo y el amor posesivo para La castidad es amor generativo de vida. En esta perspectiva “el sueño de vivir amores castos pertenece a la humanidad. Relaciones donde la dignidad florece, donde las identidades permanecen al intercambiar el amor. Relaciones, no posesivas, no manipuladoras; donde se cultiva la vida y la dignidad.” Nuestra castidad implica orientar nuestras energías afectivas y generativas a todos esos hombres, mujeres, niños, jóvenes, ancianos, grupos humanos que ansían esas relaciones nuevas.

VOTO DE OBEDIENCIA:

No hay comentarios

Agregar comentario

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola! Bienvenido a las Hijas de la Misericordia
¿En qué podemos ayudarte?