DESDE LAS REDES, JESÚS BUSCA DISCÍPULAS

¿Qué necesita Jesús de quienes viven ahora en red?

Mujeres que alienten y brinden su vida, sus energías, sus talentos para laborar en la obra misionera del Reino.  ¿Sabes qué se necesita para poder hacer esta labor evangelizadora?

Carácter.- Necesitas un carácter firme y capaz de tomar decisiones aun en tiempos de aflicción como ésta Pandemia del Covid 19 que sufrimos en el mundo entero.

Pasión.- Fuego de pasión avivado por el amor, la fe y esperanza en Dios. Llevándote a un compromiso que inspire a otros, que los anime, que los consuele, que los levante y los haga capaces de ser hijos de Dios y hermanos de todos los hombres.

Actitud de servicio.- El modelo de liderazgo es Jesucristo,  de ahí que la Hija de la Misericordia, es una discípula misionera experta al ejercer misericordia hacia dentro y hacia fuera de su entorno.

Influyente.- Potenciar el liderazgo en el ejercicio de la misericordia, ayudarlos a desarrollar sus talentos y habilidades para ser mediadores entre Dios y la humanidad

Iniciativa.- Debes ser quien provoque que las cosas sucedan. Soñar con los pies en la tierra, trazando metas reales que te lleven hacia adelante.

Actitud positiva.- Evaluar y aprender de los errores que median para lograr nuevas oportunidades y aprendizajes. La actitud define su respuesta al llamado de Jesús.

Espíritu de sacrificio, renuncia de sí mismo.- Reconocer que adoramos a Dios en cada cosa que hacemos, nos permitirá crecer y disfrutar del servicio a pesar de los sacrificios que implica.

Actitud de aprendiz.- Un líder mediador y misericordioso, siempre está dispuesto a aprender. Es vital aprender tanto de los que tienen experiencia, como de los que apenas comienzan a ser discípulos misioneros de la misericordia.

Discipular.- Una hija de la Misericordia , enseña a otros para que también puedan servir. Un buen maestro hace un excelente sucesor para que nunca se pare la gran obra del amor de Dios.

No hay comentarios

Agregar comentario

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola! Bienvenido a las Hijas de la Misericordia
¿En qué podemos ayudarte?